La marca de Hugo Chávez en la vida de Andrés Parra

La marca de Hugo Chávez en la vida de Andrés Parra

7 de febrero del 2017

Andrés Parra llega cansado a su casa, “aturdido”, como lo reconoce. Hacer el papel de Hugo Chávez lo deja agotado. La fuerza interpretativa que le pone al personaje lo lleva al límite.

Se recuesta sobre su cama, saca fuerzas  y responde unas preguntas que le envió KienyKe.com. Son las 12 de la media noche. Habla, entre otras cosas, de su próximo reto: Sacar a Hugo Chávez de su vida. Lleva dos años conviviendo con ‘El Comandante’. Las grabaciones terminan el próximo sábado.

“Después de interpretar a Chávez, me dí cuenta que con personajes profundos, uno sale muy estropeado a la superficie. Estropeado física, mental, emocional, espiritual y anímicamente”.

Lea también: El Comandante que sí tenía rating

Andrés Parra y su vida después de Hugo Chávez

Deslindarse del expresidente de Venezuela requiere volver a lo cotidiano, exige reencontrase con lo más primario de la dinámica de un ser humano.

“Debo encontrar una manera de limpiarme. Una de las claves es reencontrarse con la cotidianidad, con la familia y los amigos. También creo que los masajes ayudan mucho a distensionar, porque a veces la emoción se queda instalada en el cuerpo a manera de nudo. También es importante la meditación, la espiritualidad”, dijo Parra en diálogo con este medio.

Además: De Andrés Parra a Hugo Chávez, la metamorfosis de un actor riguroso

Alt_ Andrés Parra

“Es algo personal. Particularmente creo en las limpiezas energéticas. Prendo mi incienso, un palito santo, trato de meditar, de conectarme, dar gracias, protegerme y limpiarme. Nuestras lesiones como actores desembocan en angustia, desasosiego, problemas para dormir o demasiado sueño en el día, son síntomas como de depresión”, agrega.

Para el actor, interpretar a esta figura de la política latinoamericana fue desgastante, y aunque es de esos artistas que prefiere estar en el papel solamente frente a las cámaras y desprenderse de él cuando va a hacer mercado, admite que éste, el que es tal vez el más importante de su carrera, lo ha afectado drásticamente.

“Me parece un personaje muy interesante del cual se puede reflexionar muchísimo. Ese viaje de un niño humilde a convertirse en la figura más influyente de la región. La historia suya y su conexión con la política ha sido para mí todo un descubrimiento, porque ha sido un político fuera de lo normal con capacidad de improvisación, carisma, y demás cosas que rompieron el acartonamiento de este sector”.

Lo que tuvo que hacer Parra para lograr el personaje que los colombianos ven de lunes de viernes a las 10:00 pm por RCN Televisión, no se ve reflejado en el rating, sin embargo, el actor, que evitar opinar sobre ese tema, prefiere hablar del encuentro cercano que ha tenido con el fallecido mandatario.

“Me he soñado muchas veces con Chávez. Durante el proceso investigativo, durante el rodaje e incluso ahora que ya está al aire la serie. Y no es ‘mí’ Chávez, o mi caracterización, sino el Hugo Chávez, el de verdad”.

Andres Parra P

Antes de que empezara la serie, en diciembre de 2016, Parra habló de esa ruleta rusa que implica el rating.

“El público es tan impredecible que reacciona de una manera que uno no entiende. Creo que cuando uno logra crear un personaje con el que la gente pueda conectar, porque se identifica consigo mismo o porque ve a su papá, a un tío o a un hijo, la gente se engancha”.

De día y de noche escuchaba las alocuciones del expresidente venezolano en su programa ‘Aló Presidente’, en el que no solo hablaba de temas relacionados a su país, sino que compartía sobre su vida personal, infancia y adolescencia: “Tuve la posibilidad de tener un contacto muy cercano a su pensamiento, sus relaciones, adolescencia, sus sueños, porque él era un libro abierto en ese sentido. Le gustaba contarle a la gente sus cosas personales e íntimas”

No es de extrañar que todo esto haya traído consecuencias en el bienestar y tranquilidad mental de Parra. Es algo normal luego de casi dos años de trabajo entre investigación y grabaciones, en las que estaba en constante contacto con los documentos escritos y de video sobre la vida de Chávez.

Este tipo de problemas son parte del trabajo de todo actor, algo con lo que tiene que lidiar a lo largo de su vida en cada lapso entre papel y papel. Cada personaje es diferente y algunos son más fáciles que otros. El caso de ‘El Comandante’ corresponde a estos últimos.

El actor caleño es riguroso, metódico y entregado en la elaboración de sus personajes. Trabaja en ellos juiciosamente, de una forma casi obsesiva. Por eso su ‘liberación’ es totalmente contraria.

La figura de Chávez lo tiene todo: un personaje carismático, enigmático, casi legendario. Una vida controvertida, con gran repercusión mundial. Un hombre inteligente, diferente a los demás políticos, capaz de romper esquemas y despertar todo tipo de odios y amores. Aparentemente la receta perfecta para el éxito.