Los raperos indígenas que cantan en emberá y preservan su lengua

Los raperos indígenas que cantan en emberá y preservan su lengua

30 de Octubre del 2018

En una época en la que la industria musical marca que el camino al éxito está en repetir fórmulas y no salirse del  molde de la homogeneidad, en un tiempo en el que los poderes económicos mundiales buscan crear una sola civilización en la que los idiomas se unifiquen, un par de voces resaltan por su diferencia y con su trabajo combaten lo uno y lo otro.

Linaje Originarios es el grupo de rap nacido en el resguardo Marcelino Tascón, dentro de los límites del Valparaíso (suroeste antioqueño), que combate la cotidianidad del género en Colombia con lo que para ellos es tradicional: rapean en emberá, su lengua nativa.

Sus nombres, Brayan y Dairon Tascón, no delatan del todo su identidad. Las pistas de su música tampoco se separan mucho de las producciones comunes. A partir de su vestimenta sí se puede empezar a caracterizar lo que representan, pues en algunas ocasiones salen con sus trajes tradicionales, y los collares que hace la mamá de Brayan siempre cuelgan dando muestra de sus orígenes.

Aunque sus letras son incomprensibles para alguien que no habla su lengua y no les puede llegar inmediatamente su mensaje explícito, al mismo tiempo dejan claro lo que representan y dan muestras de la diversidad de un país en el que, según el censo del 2005, habitan 1.378.884  personas pertenecientes a 84 pueblos indígenas. Una minoría a veces olvidada por la población e ignorada por los gobernantes.

Su comunidad, la Embera, está compuesta por unas 45.000 personas que habitan en Ecuador, Panamá y Colombia, este último con un mayor número. Sin embargo, tienen subdivisiones según la región en la que se encuentran, las variaciones dialectales y culturales.

Con un español que semánticamente no es muy elaborado, Brayan Tascón le dijo a Kienyke.com que su principal interés ha sido tener en cuenta “lo cultural, lo raizal, lo autóctono y todo lo que se viene con todo lo cultural, la espiritualidad, con la tierra, la conexión con el universo. Siempre nos ha favorecido el método de nosotros dirigirnos a los ancestros, a nuestros antepasados”.

La Unesco en su Atlas de las lenguas del mundo en peligro, actualizado por última vez en 2010, dice que la lengua emberá está calificada como vulnerable ya que en la comunidad “la mayoría de los niños hablan la lengua, pero su uso puede estar restringido a determinados ámbitos” y cuenta que este idioma tiene 95.000 hablantes.

En el mundo existen alrededor de 6.000 lenguas, algunas de las cuales ni siquiera llegan a los cien hablantes; algunos estudios dicen que si no se hace nada por preservarlas es probable que a finales de este siglo la mitad de esas lenguas hayan desaparecido. Por eso, la obra de Linaje tiene una importancia más allá de la estética.

Una escena cotidiana se convirtió en el punto de partida de Linaje. Si Brayan hubiera sabido que esa ocasión iba a ser el inicio de algo tan grande, tal vez le hubiera puesto más atención a las rimas que soltó y así podría contestar con más detalles a la pregunta que muchos le repiten: “¿cómo empezó todo?”.

A la salida de su colegio nocturno un sonido lo atrajo. Un grupo de personas estaba improvisando sobre una pista de rap; en un momento tuvo el atrevimiento y pidió permiso para lanzarse con ellos. Al concedérselo, empezó su improvisación. La sorpresa de todos fue al escuchar algo que no entendieron pero que sí sabían que les gustaba. Debutó en el freestyle con un rapeo en emberá.

En sus palabras, los presentes quedaron “bien traumatizados”. Esa misma reacción suele repetirse en quienes los escuchan por primera vez y esa originalidad les ha dado reconocimiento en el gremio.

Cuando las raíces se mueven un poco

El boom bap sedujo a los primos Tascón desde pequeños, según cuentan. Brayan fue quien una vez le mostró unas canciones a Dairon, lo que amplió sus referentes y géneros musicales, entre los que para ese entonces resaltaba Johnny Rivera. Comentan que siempre les ha gustado la salsa aunque la catalogan como “muy mundial”, mientras que la cumbia y el vallenato los ha atraído porque tienen mayores raíces con la región propia y se conserva; algo que ellos intentan hacer.

En la familia ya varios integrantes habían llevado el rótulo de músicos, ya que tocaban instrumentos, sin embargo ninguno había sido cantante y mucho menos había entrado en la cultura Hip Hop.

“Hubo muchos comentarios de la comunidad, de otras personas; en ese caso nosotros fuimos muy considerados, muy conscientes de lo que nosotros estamos haciendo. No es pérdida de tiempo (…) lo profundo en Linaje fue que nosotros estuvimos cantando una temática muy cultural a través de la lengua emberá. Es un rescate a lo profundo que nosotros estamos haciendo a través de nuestras letras”, dijo Brayan.

La Unesco dice que hay 68 lenguas en Colombia, en su mayoría indígenas. El Ministerio de Cultura tiene un registro similar y agrega que son habladas por unas 850.000 personas en todo el territorio nacional. Esta es una parte de lo que Linaje Originarios quiere conservar y, a la vez, es la más fácil porque tienen la herramienta a la mano.

En otros problemas como la minería, los enfrentamientos por titulación de tierras, la estigmatización o la falta de oportunidades, nada pueden hacer por el momento diferente a denunciarlo en sus canciones.

“El rap ha sido una de las culturas que siempre ha alzado la voz de protestar, de concientizar, de hablar algo que muchas personas deben de escuchar. Obviamente que muchas personas lo saben de violencia, de secuestros, que los han arrasado los territorios indígenas, que la parte de la minería, que lo saben todo, pero muchas personas se callan. Entonces por medio de nuestras letras también nosotros quisimos hacer un voz de poder, de protesta, que somos resistencia que designa unión, igualdad y camino”, resaltó Brayan.

Las metas no cambian

John Rojas, el actual dj y productor del grupo, es el “hermano menor” de esta “familia” dado que llegó a integrarla dos años tarde. Desde que él está ahí todo el contenido de la banda es propio. En este momento los entusiasma la meta de sacar el año entrante su disco soñado, en el que algunos temas tendrán partes en español para alcanzar un público mayor, sin embargo su misión no cambiará o en palabras de Dairon: “El mensaje para todos es que aprendamos a través de nosotros, de lo que estamos haciendo. Eso es lo que nosotros queremos, que la gente valore nuestra cultura y que cuidemos nuestra madre tierra que valoremos y respetemos porque ella es la que nos da el fruto. Donde no está ella, no somos nada”.