¿Por qué nos hace llorar la cebolla?

Foto: @Pixabay

¿Por qué nos hace llorar la cebolla?

14 de septiembre del 2017

Solo basta con que el cuchillo corte la primera rebanada de esta hortaliza y de inmediato de los ojos empiecen a brotar lágrimas. Este llanto sin razón ni sentimiento alguno se trata de una reacción química. La cebolla es una planta y por ello es un organismo con células vegetales.

Al ser cortada la cebolla se desgarran estas células y el compuesto sale de su lugar y provoca un químico llamado ‘factor lacrimatorio’ que irrita los ojos. Por eso es que cuando la cebolla se pela no se siente el efecto, pero si se corta o pica es inmediato.

Ese factor lacrimatorio es un mecanismo de defensa que protege a la cebolla de microbios. Las lagrimas que salen de los ojos son un reflejo que se encarga de hidratar al globo ocular como respuesta al estímulo que recibió y podría ser dañino.

Se conoce que hay solo tres plantas que contienen el mismo compuesto que la cebolla; el anamú, y el ajo siciliano de la miel. Encontrar estos dos productos en el mercado no es tan común como la cebolla que se consume casi a diario.

Como alternativa en Japón, científicos crearon una cebolla a prueba de lágrimas, pero es diferente a las cebollas naturales. No tiene olor y el sabor no es el característico. Es dulce. Cuando se hizo una prueba en el mercado se agotaron en poco tiempo.

¿Cómo evitar llorar mientras se corta la cebolla?

Hay distintas soluciones. Una de ellas es cortar la cebolla lo más alejado del rostro o rebanarla cerca a un chorro de agua. Esto para evitar que la reacción química llegue a los ojos. Otra solución es enfriar la cebolla antes de cortarla, ya que la temperatura retarda la reacción.

El contacto del agua y los gases del compuesto se diluirán y perderá el efecto.