Lo que hay que saber del nuevo Código Nacional de Policía

Lo que hay que saber del nuevo Código Nacional de Policía

1 de febrero del 2017

La ley 1801 de 2016 señala como objetivo fundamental asegurar la CONVIVENCIA. Alrededor de dicho concepto, establece los escenarios en que se puede perturbar la misma (seguridad, tranquilidad, ambiente y salud pública), los principios que inspiran el Código y los deberes que la Policía debe observar.

En un segundo título nos indica lo que debemos entender por poder de policía (normas que expiden las Corporaciones Públicas), función de policía (desarrollo y reglamentación a cargo del gobierno Nacional, departamental o local) y actividad de Policía (ejercicio de la actividad de policía por parte de los agentes), la cual es pública y puede ser grabada por los ciudadanos (Artículo 21).

Luego entra a definir los comportamientos contrarios a la Convivencia (en torno de lo cual gira todo), en función de las cuatro categorías ya mencionadas:

En cuanto a la SEGURIDAD, señala como comportamientos contrarios, aquellos que atentan contra la vida e integridad de las personas (sancionando con multas, amonestaciones y trabajo comunitario, las riñas, el lanzamiento de objetos peligrosos, las agresiones físicas, el porte de armas…); los que atentan contra los servicios públicos (sancionando con multas y trabajo cuando afectan la infraestructura y la prestación de los servicios); y los que implican la manipulación de artículos pirotécnicos y sustancias peligrosas (sancionando con multas su porte y uso).

En cuanto a la TRANQUILIDAD, es más extenso al entrar a definir los comportamientos reprochables: sanciona con multas y amonestaciones el ruido en el vecindario, los actos sexuales en público, el consumo de sustancias alcohólicas o psicoactivas en público, fumar en público, impedir las expresiones de afecto y cariño entre las personas, favorecer el expendio de sustancias psicoactivas en establecimientos educativos o cerca de ellos, irrespetar a la autoridad, impedir que cumpla su actividad, oponer resistencia a un procedimiento policivo, no suministrar información veraz a la policía relacionada con la identidad, la ocupación y el domicilio; permitir a los niños tener acceso a material pornográfico, o exponer a los menores a situaciones de explotación sexual o consumo de sustancias psicoactivas; atentar contra grupos sociales vulnerables, permitir el ejercicio de la prostitución por fuera de los requisitos legales, desconocer las normas para ejercer el derecho de reunión (eventos, protestas, aglomeraciones….), perturbar la posesión, la tenencia y las servidumbres; desarrollar la actividad económica y comercial por fuera de lo que dispone la ley, permitir el uso y distribución de equipos terminales robados, etc…

En cuanto al AMBIENTE, sanciona con multas y amonestaciones los comportamientos que afectan los recursos hídricos, de fauna, de flora y de aire, con especial atención a la práctica de la minería ilegal.

En cuanto a la SALUD PÚBLICA, sanciona con multas y amonestaciones, la comercialización de alimentos no aptos para el consumo (por múltiples razones) y no acatar las normas de limpieza y recolección de escombros.

Finalmente destina algunos apartados para proteger EL PATRIMONIO CULTURAL, y para regular la RELACIÓN CON LOS ANIMALES, las NORMAS URBANÍSTICAS, el CUIDADO E INTEGRIDAD DEL ESPACIO PÚBLICO, LA MOVILIDAD DE PEATONES Y CICLISTAS, y la CONVIVENCIA EN EL TRANSPORTE PÚBLICO.

@amvela
[email protected]

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.