Corea del Norte prueba su arma nuclear más potente

Foto: Captura de pantalla

Corea del Norte prueba su arma nuclear más potente

3 de septiembre del 2017

Corea del Norte realizó su sexta prueba nuclear, en la que se detonó de manera exitosa una bomba de hidrógeno que, según la agencia norcoreana KCTV, está diseñada para ir a bordo de uno de los misiles balísticos de largo alcance como el que hace unos días sobrevoló Japón.

La prueba habría sido ordenada y supervisada personalmente por Kim Jong-un. La cadena de televisión del gobierno aseguró que de esta forma se busca cumplir el objetivo de tener armamento de destrucción masiva capaz de  ser lanzados a otros países como Estados Unidos.

La preocupación a nivel mundial ante el accionar bélico del régimen de Kim Jong-un sigue creciendo. No es para menos. Hasta el momento la veracidad de las pruebas nucleares ordenadas por el Pyongyang se había puesto en duda, en especial la bomba H se dijo haber probado en enero del 2016.

Sin embargo, esta vez fue diferente. En las últimas horas se registró en Japón un sismo de 6,1 grados en la escala de Richter, el cual fue provocado por la detonación de la bomba, según confirmó en rueda de prensa el Ministro De exteriores nipón, Taro Kono.

Se estima que la prueba de este domingo haya sido entre diez y once veces más potente, logrando alcanzar un poder destructivo entre 80 y 100 kilotones, siendo así una de las bombas más poderosas de todos los tiempos. La bomba de Hiroshima fue de 15 kilotones, mientras que la de Nagasaki fue de 21.

Desde que Kin Jong-un está en el poder (2011) se han realizado cuatro pruebas nucleares con bobas cada vez más potentes. Las últimas tres se realizaron en un lapso de 12 meses.

Como era de esperarse, las reacciones internacionales a esta prueba no se han hecho esperar. Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, que se ha visto enfrascado en una disputa con los norcoreanos, calificó estas acciones como “muy hostiles y peligrosas”. 

Por su parte, Japón y corea del Sur, principales adversarios de Kim Jong-un en la región pidieron reunirse con el consejo de seguridad de la ONU para solicitar nuevas sanciones.

Sin embargo, estos castigos internacionales poco importan al Pyongyang. Recientemente ha sido blanco de todo tipo de restricciones económicas, pero hasta el momento no ha sido un factor capaz de menguar su accionar.