Tensión en Asamblea de la ONU por amenaza nuclear 

shutterstock.com

Tensión en Asamblea de la ONU por amenaza nuclear 

18 de Septiembre del 2017

Diplomáticos de Corea del Norte tendrán asientos de primera fila en la Asamblea General de la ONU para escuchar el discurso de Trump este martes en horas de la mañana, que hablará sobre la creciente crisis que ha llevado a Washington y Pyongyang a amenazar con intervenciones militares.

A pesar de su escepticismo acerca del valor de las organizaciones internacionales en general y de la ONU en particular, Trump buscará apoyo para sus medidas contra Corea del Norte, a la vez que intentará imponer su mensaje de “América Primero” en la organización.

“Esto no es un problema entre las Naciones Unidas y Corea del Norte. Es un problema entre el mundo y Corea del Norte”, dijo el viernes el asesor de Seguridad Nacional de Trump, H.R. McMaster.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres -que, como Trump, accedió al cargo en enero- planea reunirse de forma separada con “las partes implicadas”, incluido el ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Ri Yong-ho, en el marco de la 72 Asamblea General de la organización.

“La solución solo puede ser política. La acción militar podría provocar destrucción a tal escala que costaría generaciones superarla”, advirtió Guterres el miércoles.

Hace una semana, los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU adoptaron por unanimidad la novena ronda de sanciones a Corea del Norte desde 2006 por su programa de misiles nucleares.

La embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, dijo que las sanciones del organismo impidieron el 90 por ciento de las exportaciones conocidas de Corea del Norte.

Los otros temas sobre la mesa: Irán, cambio climático y reformas

Algunos líderes también presionarán para que Trump no acabe con el acuerdo de 2015 con Irán que frenaba sus ambiciones nucleares a cambio de la retirada de las sanciones de la ONU, Estados Unidos y la UE.

Los representantes abordarán además la situación de países en crisis como Libia, Siria, Sudán del Sur, Mali, República Centroafricana, Yemen e Irak. Evaluarán, adicionalmente, el problema de Myanmar, donde la ONU ha calificado la violencia contra los musulmanes rohingyas como “limpieza étnica”.

Se esperan numerosas reuniones paralelas sobre la lucha contra el cambio climático.

El presidente de Estados Unidos buscaría también apoyo para reformar las Naciones Unidas, una organización a que una vez llamó “un club para que gente se reúna, charle y pase un buen rato”. 

Con Información de Canal Capital.