Fe y política, ¿apuesta segura para las elecciones?

Fe y política, ¿apuesta segura para las elecciones?

25 de julio del 2017

Durante las últimas semanas se han conocido los nombres de algunos precandidatos presidenciales para las elecciones 2018, que le apuestan a una campaña política que va de la mano con la fe. ¿Es esta una buena relación? Viviane Morales y Alejandro Ordóñez son dos ejemplos a analizar.

¿Qué tan liberal es Viviane Morales?

Antes de responder esta pregunta es válido aclarar que la senadora es miembro importante del Partido Liberal, una colectividad que de dentro de su identidad abraza como eje principal, “la inclusión e igualdad; sanciona la discriminación y cualquier forma que irrespete la diferencia a los otros”.

En este sentido hay quienes cuestionan que Morales tiene una linea muy conservadora para pertenecer a los liberales, tal como lo demuestra en su accionar político y ciertas declaraciones. Dentro de las polémicas que ha protagonizado la senadora están el referendo para prohibir la adopción por parte de parejas del mismo sexo y solteros, iniciativa a la que incluso el presidente Juan Manuel Santos se opuso.

Algunos de sus compañeros de partido han criticado su identidad como liberal.

De igual forma, es claro que la senadora cuenta con el respaldo de algunas mayorías del sector religioso que mostraron su apoyo durante el referendo y meses atrás, cuando se emprendió desde diversos sectores una cruzada contra la “ideología de género” en el Acuerdo de Paz. Y ahora, los pretende convocar nuevamente en su eventual candidatura, aludiendo a los principios de la fe. “Convoco a las inmensas mayorías creyentes del país, al cristianismo todo, a los católicos y a los evangélicos a sembrar de valores esenciales de la sociedad”, según dijo al presentarse como precandidata para las elecciones 2018.

Para entenderlo mejor Kienyke.com conversó con Mauricio Jaramillo, profesor de ciencia política de la Universidad del Rosario, quien encontró contradictoria la posición de Morales dentro del partido: “Se define como liberal, pero uno no puede ser liberal en Colombia y defender abiertamente los derechos de la iglesia en la forma en que ella lo hace, porque no es parte del carácter humanista liberal”, afirmó.

“Por la familia, firmo por Ordóñez”

Bajo este lema el exprocurador general decidió dar el gran paso y lanzarse al agua, acudiendo al respaldo de los ciudadanos para presentarse por firmas.

Cabe recordar que Alejandro Ordóñez fue contundente en su algunas posturas mientas ocupó el cargo como Procurador; dentro de las más polémicas estaban las críticas al aborto, oposición a los derechos de la comunidad LGBTI, como el matrimonio y la adopción, y su lucha para que la eutanasia volviera a prohibirse. También protagonizó varias disputas con algunos contradictores de sus lineas de pensamiento.

Actualmente Ordónez busca un lugar en los comicios del próximo año, no solo con ayuda de sectores políticos, sino aplicando los principios religiosos a los cuales ha sido siempre fiel. En su presentación como candidato no olvidó algunas consignas que fueron populares durante la campaña del No contra el plebiscito por la paz:“No más impunidad, no más ideología de género, no vamos a ser otra Venezuela”. 

Además, su fórmula vicepresidencial es el pastor David Name, este último señaló días atrás en diálogo con este medio, que no gobernarán “con la Biblia debajo del brazo”.

Elecciones 2018, ¿religión para politiquería?

Pese al reconocimiento de Ordónez en sectores religiosos y ultraconservadores, no todos ven con buenos ojos su intención presidencial.

“En el caso de Ordóñez hay un antecedente muy peligroso y es que su defensa de la religión lo llevó como procurador a desconocer la Constitución… Puede ondear la bandera de la religión en un partido, eso no está mal. Lo que no se puede en el caso del Procurador, es convertir a la Procuraduría en rehén de creencias y obligar a la gente a seguir a su Dios”, explicó Mauricio Jaramillo.

Pese a todas las contradicciones que existen en torno a la eventual candidatura para las elecciones 2018 de estos dos personajes, es imposible negar el apoyo que tienen de los sectores religiosos, algunos expertos aseguran que en su campaña presidencial pueden tener éxito, sin embargo eso no es garante de una victoria. En cambio, sí inquieta el rumbo que puede tener dicha aspiración. Así lo advierte para finalizar el profesor Jaramillo: “lo que a uno le preocupa es como esos dos personajes han instrumentalizado la religión de una manera descaradamente politiquera para la obtención de votos”.