Paquetes bomba: de la polarización a la violencia en EE. UU.

27 de Octubre del 2018

El pasado viernes fue capturado en Plantation, Florida, Estados Unidos, Cesar Sayoc, el presunto responsable de la ola de paquetes bomba que llegó a actores democráticos opuestos a las políticas de Donald Trump. Estos son: líderes demócratas como Barack Obama, Bill y Hillary Clinton, medios como CNN, actores críticos como Meryl Streep y Robert de Niro, […]

El pasado viernes fue capturado en Plantation, Florida, Estados Unidos, Cesar Sayoc, el presunto responsable de la ola de paquetes bomba que llegó a actores democráticos opuestos a las políticas de Donald Trump. Estos son: líderes demócratas como Barack Obama, Bill y Hillary Clinton, medios como CNN, actores críticos como Meryl Streep y Robert de Niro, senadores como Cory Booker, y funcionarios como el exdirector de Inteligencia Nacional, James Clapper.

Pero más allá de qué ocurra con el presunto psicópata que recuerda al accionar de uno de los sanguinarios más nefastamente recordados del país, Theodore Kaczynski “el Unabomber”, cabe preguntar por qué este fenómeno de paquetes bomba adquirió un tinte de odio político y si seguirá fortaleciéndose la violencia en un Estados Unidos que ya completa varios años bajo polarización.

Kienyke.com abordó por tanto con expertos la razones detrás de una coyuntura que alarmó a los estadounidenses y las posibles implicaciones que tiene para la estabilidad de la potencia norteamericana.

Polarización que se torna violenta

¿Se puede afirmar que se está pasando de una polzarización enconada a la legitimación del uso de la violencia como herramienta para la lucha política? Mauricio Jaramillo Jassir, internacionalista y docente de la Universidad del Rosario, consideró que eso es lo que efectivamente queda demostrado con estos hechos de barbarie, a diferencia de los típicos casos de psicópatas estadounidenses.

“Desafortunadamente hay que ser muy crudos al analizar este asunto, y cuando aparece un lobo solitario que mata gente en una escuela o un centro comercial hay muchas posibles explicaciones. Pero con esto hay un patrón clarísimo de la gente a la que se le enviaron esos paquetes bomba: críticos de Trump, gente de izquierda, plurales, demócratas, etc. Cuando usted encuentra un sesgo tan marcado empieza a tener una preocupación de que esto no se trate de algo esporádico y haya violencia política sistemática”, dijo.

“Y alimentada por el círculo de Trump. Cuando el mandatario estadounidense le dice a una mujer puta, cuando ha estigmatizado a los migrantes, cuando denigra a sus contradictores en vez de ofrecerles un debate franco, pueden ocurrir estas cosas y eso en cualquier país con ese tipo de discursos”, agregó.


El discurso de Trump, la causa señalada

¿Es el discurso de Trump causa política de los comportamientos violentos vistos contra demócratas y liberales en esta última semana? En diálogo con este medio, Emilio Viano, docente de política internacional de la Universidad Americana de Washington D.C., coincidió no solo en la evidencia del paso de la polarización a la violencia política, sino en que la causa son los discursos divisorios reiterados por Trump:

“En lo que se refiere a la posibilidad de una guerra abierta entre varios sectores, en especial de ciertos republicanos fanáticos en contra de demócratas o de quienes no están de acuerdo con Trump, existe esa posibilidad, en particular porque el presidente sigue presentando los asuntos del país a manera de división”, dijo.

“Trump ha ganado fomentando esa división, no tiene ninguna intención de unificar el país o de cambiar de técnica. Hizo una declaración muy breve condenando las bombas, pero inmediatamente después en un mitin en Wisconsin, comenzó de nuevo a dividir el país, insultando y responsabilizando a la prensa, declarándolos enemigos del pueblo y criticando a Hillary Clinton. Así que su gente puede gritar ¡que vaya a la cárcel!, como si nada. Es lo que le funciona a él”, argumentó.

Desde la Gran Manzana, Patricio Navia, politólogo y docente de la Universidad de Nueva York (NYU), expresó una opinión similar: “efectivamente hay un problema de que no se están cuidando las formas en el debate público. Cuando el presidente de Estados Unidos se expresa de forma agresiva abre las condiciones para que la gente actúe de forma violenta. Eso está generando las condiciones para el incremento de la violencia política, es una señal de advertencia”.

Lo que sigue

¿Puede la mayor potencia del Hemisferio Occidental quedar abocada a un enfrentamiento violento entre republicanos y demócratas, como si se tratara de la Guerra Civil que vivió EE. UU. entre 1861 y 1865? Todos los expertos consultados descartaron tal escenario, pero sí advirtieron que la violencia política irá en aumento en un país dividido.

“Estados Unidos tiene el antecedente de la segregación racial en la decáda de los 50 y 60. Por ese antecedente los estadounidenses tienen una cultura de la no violencia que pensaría que puede frenar una escalada de lo que ocurre hoy. Pero desde la historia reciente del país no tenemos un escenario más polarizado. Cuando se supo lo de los ataques a Obama y Clinton, Trump ni los mencionó en su discurso. No creo que haya violencia generalizada pero este tipo de ataques seguirán aumentando si las élites que hoy gobiernan no dan señas de reconciliación”, concluyó Jaramillo.

“Afortunadamente se trata de momento de unos hechos aislados, pero no es una buena señal lo que está ocurriendo porque los discursos divisivos están haciendo que la gente justifique los hechos violentos cuando estos se producen. Esto podría empeorar”, consideró por su parte Navia.

Viano enumeró por último las citas clave en medio de este escenario de enfrentamiento: “Trump continuará en su estrategia política de dividir a los estadounidenses y de responsabilizar a la prensa y a los críticos. Esto supone un riesgo de más polarización y violencia. Se aproximan las elecciones legislativas (6 de noviembre), y teniendo en cuenta los resultados que tengan estas, es muy fuerte el peligro, particularmente pensando en la campaña presidencial de 2020 que comenzará muy pronto y que creo que será muy divisiva, muy sucia y difícil para los candidatos que busquen comportarse de una manera civilizada”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO