Néstor Morales se niega a entrevistar a jefe del Eln

Néstor Morales se niega a entrevistar a jefe del Eln

2 de Febrero del 2017

Néstor Morales y su negativa para entrevistar a un líder del Eln

El periodista Néstor Morales, director de noticias de Blu Radio, se negó hoy a entrevistar a un jefe guerrillero del ELN, que el corresponsal tenía listo para un diálogo sobre la liberación de Odín Sánchez, secuestrado meses atrás.

Morales interrumpió al reportero que le anunciaba cederle el micrófono al guerrillero, comandante del frente que mantuvo en su poder al secuestrado. Y dijo al aire:

-“Saulo, dígale al señor comandante que por principio yo no entrevisto guerrilleros, secuestradores y terroristas, que cuando adelanten el proceso de paz le preguntaré sobre ese tema. Paso esa entrevista….”

Lea también: Eln admite que recibió dinero para liberar a Odín Sánchez

Morales ha sostenido, de tiempo atrás, que el periodista no debe prestarse para hablar con subversivos, delincuentes, narcotraficantes o hampones. El director de Blu –con una ya larga carrera periodística de 30 años- se habría negado a viajar con otros colegas a La Habana (sin que trascendiera la discusión) a un encuentro “informal” con los comandantes de las Farc, en el proceso de acuerdos que esa guerrilla celebró con el gobierno Santos.

Es una vieja controversia ética de los periodistas en el mundo. Si pueden sentarse con personas fuera de la ley para producir reportajes.

Javier Dario Restrepo, del Consultorio ético de la Fundación Nuevo Perodismo, ha respondido sobre el asunto:

-Dentro de las tareas específicas del periodista está la de dar a conocer la realidad, de la manera más completa posible y lo que piensa un prófugo de la ley, sus motivaciones y su personalidad, hacen parte de esa realidad que la ciudadanía tiene derecho a conocer para entender el fenómeno y para juzgar las políticas y mecanismos de seguridad.

Además: “El daño que hemos hecho es menor al que ha hecho el Estado”: Eln

-Otra cosa es que por incompetencia o por irresponsabilidad del periodista una entrevista con delincuentes se convierta en apología del delito. En ese caso es claro que lo condenable no es el hecho de la entrevista, sino la incompetencia del entrevistador y de su editor.

-El hecho también puede mirarse desde el punto de vista de los derechos del delincuente, que no desaparecen por razón de su delito. En algunos casos el mandato judicial restringe algunos de esos derechos, vg, el desempeño de cargos públicos, o la pérdida de la patria potestad, o la limitación de sus derechos políticos, pero ninguna de estas sanciones restringe su derecho a la expresión.

-El ciudadano común, y a veces las mismas autoridades, entienden el acceso del periodista a delincuentes o subversivos, como una forma de complicidad con ellos porque, infieren, el periodista conoce su ubicación y accede hasta ellos. La realidad es otra: el delincuente o subversivo que quiere informar a través de la prensa, busca al periodista. No es éste quien los encuentra, sino ellos quienes aparecen ante el periodista, y es él quien debe decidir qué se publica, no el delincuente.

-Pero aún si el periodista conoce el lugar en que fue hecha la entrevista y puede ubicarlo, no debe participar ese conocimiento a las autoridades, porque la confianza de otra fuentes en el periodista, se vería disminuida y esa disminución de la confianza de las fuentes va en perjuicio del derecho de la ciudadanía a tener información de calidad, que es la que garantiza el libre acceso de la prensa a las fuentes. Si el oficio de las autoridades es ubicar y capturar a los delincuentes, la del periodista es mantener bien informada a la ciudadanía, dos taras que no tienen por qué interferirse.