Los orgasmos cerebrales podrían ser una realidad

Los orgasmos cerebrales podrían ser una realidad

27 de noviembre del 2016

Si alguna vez ha sentido una especie de hormigueo, cosquilleo o tranquilidad luego de escuchar sonidos muy específicos como la voz de una persona, el sonido de un objeto o quizás con una canción, podría experimentar la ‘respuesta meridiana auto sensorial’ (ASMR por sus siglas en inglés), una tendencia que se ha viralizado en Internet y es más conocida bajo el nombre de orgasmos cerebrales.

Lea también: Esta es la pose sexual según su signo zodiacal

Se trata de un método de relación o respuesta biológica que se activa con estímulos particulares. Contrario a lo que se podría imaginar, las reacciones no se sienten en los órganos sexuales, sino en la base de la cabeza, de ahí su nombre.

Además: Esto es lo que las mujeres nunca deberían hacer después de tener sexo

En blogs o videos hay quienes describen las sensaciones y enfatizan en que esta sería un método excelente sin drogas para reducir la ansiedad, combatir el insomnio y atraer la calma.

Le puede interesar: Epa Colombia imita a Zharick León en una escena de Pasión de Gavilanes

De acuerdo con el diario The Guardian, hasta ahora hay un documento que examina ASMR e intenta hallar razones científicas para explicarlo.

“El hecho de que un gran número de personas se desencadenan por susurrar voces sugiere que la sensación está relacionada con la intimidad con alguien de una manera no sexual”, dice Emma Barratt.

Le aquí: (Video) La estrategia con la que Dinamarca busca aumentar el índice de natalidad

Aunque ese estudio indica que no sería del todo un orgasmo cerebral, hay personas que en efecto lo asimilan de esta manera. Así lo comentó Lucía para el Huffington Post:

La primera vez que lo hice fue brutal, increíble. Tuve que parar (…) Veía vídeos en YouTube de maquillaje (…) había uno en especial de una mujer que tenía la voz muy dulce y hablaba susurrando. Cuando enseñaba su maquillaje lo acercaba al micrófono y hacía una serie de sonidos y ruidos tan intensos y a la vez sutiles que a mí me producían un cosquilleo muy agradable”.

Aunque no hay explicaciones fehacientes sobre esta tendencia que va en crecimiento, en la web ya se pueden encontrar videos y videoblogs que tienen hasta un millón de suscriptores. En estos, simulan sonidos con micrófonos de última generación.