Samsung deja de fabricar temporalmente el Galaxy Note 7

Samsung deja de fabricar temporalmente el Galaxy Note 7

10 de Octubre del 2016

El gigante de la tecnología atraviesa por una de las mayores crisis en el mercado de teléfonos inteligentes. Luego de sacar a la venta el Samsung Galaxy Note 7, los usuarios empezaron a reportar que las baterías del celular se explotaban cuando este se estaba cargando.

Lea también: Pelé demanda a Samsung por $30 millones de dólares

Ante el aviso de varios clientes, la compañía surcoreana decidió retirar todos los Galaxy Note 7 del mercado, y también los que habían llegado a reemplazarlos, con el fin de que no se volviera a presentar nuevas explosiones de los cargadores. Pero los problemas persistieron, así que la compañía ha decidido dejar de fabricar momentáneamente este prototipo.

“Estamos ajustando temporalmente el programa de producción del Galaxy Note 7 con el fin de tomar medidas adicionales de cara a garantizar la calidad y seguridad”, dijo una fuente cercana a la firma surcoreana a través de un comunicado.

Samsung tuvo que retirar 2.5 millones de dispositivos en todo el mundo, luego de que se registraron 35 casos donde los usuarios reportaron la explosión de su batería. Esta situación generó un cierto miedo hasta tal punto que las aerolíneas prohibieron el uso del Note 7 en los vuelos, pues se confirmó que uno de los modelos hizo explosión en el avión Southwest Airlines.  El celular fue uno de los prototipos que la compañía reemplazó.

Lea también: 5 consejos para comprar el celular perfecto

¿Las pérdidas de Samsung con el Galaxy Note 7?

En un principio la compañía atribuyó el problema a una serie de baterías que fueron suministradas por uno de sus dos proveedores, indicando que el resto del dispositivo se encontraba en perfectas condiciones. Sin embargo, lo ocurrido en el avión fue una alerta para la compañía surcoreana que de inmediato tomó las medidas necesarias. Según una investigación preliminar de la CPSC referida a los primeros modelos retirados, el problema podría deberse a que el espacio para la batería era demasiado pequeño y ello producía cortocircuitos.

Samsung habría perdido $26.000 millones de dólares  tras los incidentes con su Galaxy Note 7. El hecho ha generado que las acciones de la empresa cayeran en un 6,9% en la Bolsa de Corea.

Con esa decisión Samsung ha decidido poner freno a las críticas y revisar de nuevo el dispositivo móvil, otras fuentes indican que la compañía debería optar por dejar a un lado la producción de este telefóno celular y poner toda su atención en el siguiente modelo de la marca.