¿De dónde son los corruptos de los casos más recientes?

¿De dónde son los corruptos de los casos más recientes?

19 de agosto del 2017

Junto con la guerra, la corrupción es otro de los males terribles a los que por décadas nos hemos tenido que enfrentar. Sus largos tentáculos alcanzan casi todo. Con el Proceso de Paz de La Habana el conflicto con la guerrilla terminó. Sin embargo, el problema de la corrupción sigue, rampante e imparable, propagándose tanto en la esfera pública y en la privada.

Odebrecht, el Carrusel de la contratación, la Parapolítica, la malversación de fondos en la Guajira, Agro Ingreso Seguro, son apenas algunos de los que más  han retumbado en los medios. Pero no son los únicos: Interbolsa, Reficar, Invercolsa, el desfalco de Saludcoop, Colpensiones, el Proceso 8000 también hacen parte del prontuario de esa Colombia corrupta.

De tal dimensión resulta el problema, que no se sabe, en realidad, cuánto pierden los colombianos. Los cálculos de algunas autoridades apuntan a decir que serían 50 billones de pesos al año ¡50 billones! La procuraduría ha dicho que la corrupción se lleva, al menos el 4% del PIB.

¿Qué hacer con ella?

Ante la dimensión del problema, y a pesar de la gravedad, no hay del todo claridad sobre cómo o qué hacer con los corruptos. Cristhian Martínez, magister en psicología sociocognitiva de la Universidad Nacional, explicó que “inicialmente las personas tienden a rechazar los actos corruptos, pero se inclinan a aprobarlos rebajando su severidad cuando existen justificaciones socioculturales relacionadas con la cultura de la ilegalidad, la corrupción de las instituciones públicas y la supervivencia”.

Es hasta ahora, luego de que el panorama cambiara con el Acuerdo de La Habana, que el tema pasó a ser el principal de la agenda. Por ejemplo, la precandidata presidencial Claudia López, junto con la representante Angélica Lozano, lideran una consulta popular para endurecer las sanciones contra los corruptos.

La Consulta busca, entre otras cosas, reducir el salario de los congresistas, endurecer las penas, hacer más transparentes los procesos de contratación con el Estado, más claridad en la gestión de los presupuestos, verificación y rendición de cuentas de los congresistas, y que se haga pública la declaración de renta de los políticos.

No obstante, Marcela Anzola, abogada y experta en lucha anticorrupción, escribió en Razonpublica.com que “no es muy seguro que las medidas propuestas, así como los sectores y acciones identificadas sean las más adecuadas. En efecto, al observar las siete medidas que enumera la consulta, se comprueba que ellas están dirigidas a tres áreas donde la corrupción es más visible: las corporaciones y servidores públicos de elección popular, la contratación pública y el manejo del presupuesto”.

¿Por qué la corrupción?

Varios factores permiten que haya corrupción. Uno de los más importantes es la flexibilidad de las autoridades. Y también la concentración del poder ejecutivo en unos pocos; el clientelismo, la impunidad, la falta de transparencia en la financiación pública, la cultura del “atajo y el todo vale”; la falta de rendición de cuentas; y, sobretodo, la poco conciencia del cumplimiento de la ley.

“Además, la corrupción está inmersa en toda la sociedad, involucrando al sector público, al sector privado y a la ciudadanía.  Dicho en otras palabras, el fenómeno parece estar relacionado con causas de orden ético, social, político y administrativo”, escribió Elisabet Ungar, directora de Transparencia por Colombia.

Lea también:  ‘Ñoño’ Elías fue enviado a la Picota

Es en la contratación con el Estado en la que más se ven desfalcos. “Si nos trasladamos al ámbito empresarial, la situación no es menos preocupante. De acuerdo con el Foro Económico Mundial 2009 – 2010, el primer factor que dificulta la realización de negocios con empresas privadas en Colombia es la corrupción, por encima de motivos como los impuestos, la ineficiencia de la burocracia estatal, la infraestructura o el crimen y la violencia”, dijo la experta.

¿De dónde salen los corruptos?

Después de esta investigación, y basándonos únicamente en los cinco casos más relevantes de los últimos años, es posible determinar que el deshonroso primer lugar en este conteo se lo lleva la Costa Caribe. Cerca del 54% de los implicados, presos, o investigados, son de departamentos de esa región del país. Sucre y la Guajira son los que más corruptos tienen. Le sigue Antioquia con el 9%, y luego Tolima con el 4%. En Bogotá está el 3%.

Los Santanderes, Casanare, Boyacá, Caquetá, y Valle aportan a la lista con el 1.5%. No se encontraron, por lo menos en los 5 casos, detenidos de Nariño, Cauca, Chocó y los demás departamentos. Si bien, el Chocó no figura en esta ‘lista negra’, sí es, de acuerdo a La Asociación Nacional de Empresarios, uno de los departamentos con más corrupción. El primero es la Guajira. En el top 5 están Bolívar, Atlántico, Magdalena y Bogotá.

alt corrupción